jueves, agosto 18

EL CHAMÁN


La tierra, reseca y cuarteada, miraba al cielo, suplicando que éste llorara. Hacía muchas lunas ya que la tribu no recogía agua fresca y los últimos depósitos estaban a punto de agotarse. Los animales y la cosecha, estaban a punto de perderse, si no lo había hecho ya. Era su recurso mas preciado e incluso los mas ancianos, habían cedido su ración para sustentar a las bestias y regar las pocas plantas que todavía quedaban en pie.

- Debemos hablar con el Chaman – dijo el jefe con voz grave- Él traerá la lluvia.

El resto asintió; Kot había demostrado en innumerables ocasiones su sabiduría y nunca les había fallado. El Chaman era la única solución posible pero todos le temían y odiaban a partes iguales; Conocía los secretos del otro mundo y preferían evitarle.

La reunión se alargó toda la noche. En el interior de la tienda, El Chaman y Kot conversaban; Fuera, los hombres de la aldea esperaban curiosos. No había ninguna mujer, pues aquel terreno era sagrado y no podía pisarlo.

Al despuntar la mañana, el Chaman hizo su aparición, acompañado por Kot.

- Los Dioses me han hablado; Están muy disgustados con nosotros y por eso no nos mandan la lluvia.

Un lamento salió por boca de todos; Lo que más temían era que los Dioses estuvieran en su contra y no escatimarían esfuerzos para que volvieran a ser generosos y proteger el pueblo.

- No os preocupéis, amigos. También me han dicho que pronto nos devolverán su favor si a cambio le entregamos la mitad de los recién nacidos y de los mas ancianos.

Era peor de lo que imaginaban; Nunca había pedido un sacrificio así; ¿Por qué se mostraban así? ; ¿Acaso no habían sacrificado algunas cabezas de ganado? ¿Y no habían devuelto a la Tierra la mitad del grano recogido?

Aún así, nadie osó alzar la voz en contra de la decisión de los Dioses. El Clan había aceptado siempre sus mandatos y habían prosperado, y en aquella ocasión no debía ser distinto.

Las mujeres aceptaron con resignación las nuevas que trajeron los hombres. Eligieron a los bebés menos saludables y con menos posibilidades de sobrevivir. No había pena en sus rostros; No eran ellas quienes debían cuestionar a los Dioses.

Los mas ancianos, tampoco discutieron ni lamentaron su suerte. Habían sobrepasado con creces sus mejores años y sólo esperaban su final.

Llegada la noche, los preparativos estaban terminados y se consumó el sacrificio. El Chamán, degolló a los más pequeños con el cuchillo ceremonial, fabricado con el marfil del primer Mamut cazado en la primavera. Los ancianos, en cambio, fueron incinerados en la pira, para que sus cenizas se mezclaran con el suelo.

- Era necesario, amigo mío – El Chaman conversaba con Kot una vez terminado todo, en un lugar apartado
- ¿Lloverá?- preguntó Kot apesadumbrado.
- Claro; El viento del Norte viene cargado de humedad y el Castor ya está reforzando su presa. Habrá lluvia y de forma abundante.
- ¿Y los Dioses?- volvió a pregunta el jefe - ¿Estarán complacidos?
- Lo estarán. Ahora únete a tu gente y háblales de las buenas nuevas que te he contado.

Ya solo, El Chaman contemplaba como el fuego terminaba de consumir los cuerpos sin vida. La muerte de los bebés y de los mas viejos, daría libertad a las mujeres y permitiría tener raciones extra de comida y bebida para animales y hombres. Un gran sacrificio, pero el Clan se salvaría.

Había mentido una vez más; No existían Dioses ni peticiones, pero ¿Quién era él para descubrir el velo y enseñarles a los otros la verdad?¿Les haría eso más felices? Él no lo era y hubiera deseado vivir como ellos, ignorantes buscando respuestas a los infortunios en los caprichos de seres y fuerzas desconocidos. Sólo él conocía la verdad y la utilizaba sabiamente. La muerte de seres inocentes le apenaba, pero hacía tiempo que sus lágrimas se habían secado.

El viento golpeó su rostro; Era más húmedo que el de otros días. Había acertado el momento en el que hacer público la decisión de “Los Dioses”; Conocía las señales que le enviaba el mundo y la lluvia se acercaba.

Una vez mas, El Chaman demostró su poder, aunque no se sentía orgulloso de ello.

7 Tu opinión es importante:

Blogger Nimraithkar said...

hay quien diría que era su deber...
yo opino que eso es justo lo que hacen los gobiernos pretendiendo que su deber es pensar por nosotros y hacer lo que piensan que es por nuestro bien.

O los experimentos crueles en pro de la ciencia. Tal vez hay alguien que se tiene que encargar de ello, pero no por eso estoy de acuerdo

Me gusto la atmósfera que creaste y el personaje del chamán :D

2:32 p. m.  
Blogger Juan Carlos said...

gracias; aunque si te pones en su lugar no es fácil decidir. Aceptarías tu matar a la mitad de la gente solo pq alguien piensa que así se salvará la otra mitad? en ese caso es mejor pensar que lo piden los dioses y el que lo dice solo es el mensajero.

2:54 p. m.  
Blogger Nimraithkar said...

pero el sabe que no hay dioses
es un manipulador

4:14 p. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

AWESOME!! Me ha parecido el mejor que has escrito hasta ahora. Me ha gustado mucho su tono alegórico.

Para mí el deber de un gobernante es buscar el beneficio de TODOS los individuos que forman su pueblo. Contextualizado en la época en la que se desarrolla tu historia, el chamán sería todo un demócrata, pero a día de hoy la discriminación es simplemente un reducto mental que algunos grupos usan como pretexto de su política.

Gran relato, amigo Juan Carlos. Espero echarte pronto una mano con alguno nuevo mío, pero he estado de juerga unos días y me he salido de tono. ;)

Enhorabuena. Un saludo.

6:41 p. m.  
Blogger Juan Carlos said...

pablo si ha sido por una buena juerga se te perdona

1:05 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it »

6:42 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Looking for information and found it at this great site... » » »

12:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Foros web gratis
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Add to Technorati Favorites