martes, diciembre 13

DIA DE PLAYA

Parecía perfecto el día de playa. El mar, quieto, sereno, invitaba a darse un baño. Así pensó Gregorio, el menor de los hijos de Ramona Ruf, asistenta y madre soltera.
Gregorio, pasaba por ser el mejor nadador de la zona, así que cuando alguien apostó que no era capaz de llegar hasta la roca del muerto, no vaciló ni un instante.
La arena, le quemaba los pies. Aceleró el paso y respiró aliviado al remojar sus doloridas plantas. Segundos después, con cada brazada se acercaba a su objetivo.
DEsde la orilla, sus hermanos y algún vecino, jaleaban a Gregorio. Gregorio no escuchaba voz alguna, alejado como estaba de su punto de partida.
El salitre del agua, enrojecía sus ojos. Éstos entreabiertos, buscaban la roca negra. Estaba cerca, lo sabía. Olía el sabor de la victoria; "les haré tragarse sus palabras...nadie desafía a Gregorio.
Un pequeño relámpago...y después oscuridad. Gregorio detuvo su frenética carrera. Miró hacia atras...desconcertado, intentaba reconocer alguna figura familiar en el paisaje.
Todo era igual...pero de colores distorsionados. Estaba el chiringuito de Pepe, la barca de Ramiro...pero en tonos grisaceos. "Será la sal...".
Escuchó su nombre a lo lejos..."esos tontos creen que me he parado" pensó, mientras estiraba sus brazos poniéndose en marcha nuevamente.
La roca parecía mas lejos que nunca. No le importó. Con cada brazada, con cada impulso, se sentía mas y mas fuerte.
Se adentró tanto que, llegado a un punto, le era imposible distinguir la costa. "donde demonios está la roca" su pensamiento empezaba a ser mas y mas confuso. No llevaba reloj, pero diría quellevaba mas de una hora nadando. Tampoco estaba seguro de eso. De hecho empezaba a no saber por qué narices estaba en mitad de la nada.
"ME he dejado llevar...será mejor que regrese" y tomo rumbo a la orilla.
Nado mucho y rápido pero no conseguía acercarse ni un milímetro a tierra firme. La desesperación empezaba a hacer mella en su ánimo.
"El cielo...no me había fijado, pero no hay Sol ni luna, ni nubes ni estrellas...es extraño" no quiso o no pudo entrar en mas detalles. Y siguió nadando, sin descanso. No recordaba bien por qué lo hacía. Tampoco recordaba en que dirección avanzar. Todo le daba igual. Allí entre el vaiven de las olas, era extrañamente feliz. "Seguro que tenía una buena razón para avanzar...pero no la recuerdo. Iré a la derecha, hoy". No dormía ya, ni comía.
Su familia recogió el cuerpo inerte de Gregorio algunas horas después de que se adentrara en el mar. No llegó a la roca,ni tampoco regresó. Un marinero le encontró flotando. -Parecía felíz- dijo el marinero al sacarlo de su barca.
Gregorio siguió nadando, sin parar.

4 Tu opinión es importante:

Blogger YOYAYOYYAYA said...

Es la nada blanca, rellena con un poco de salitre. Nada ando sin cesar hasta la eternidad por siempre jamás

12:37 a. m.  
Blogger LEO MARES said...

hermoso cuento
felicidades
un abrazo!
triste, muy triste

11:32 p. m.  
Anonymous mmori said...

tanto nadar para ahogarse en la orilla...

1:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

This is very interesting site... Non allergic vasomotor rhinitis Mitsubishi home play keno Fur coat fashion 2003 bmw 325xi Group holiday resales share time Bally total fitness payroll

6:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Foros web gratis
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Add to Technorati Favorites