viernes, septiembre 16

Ella

Atardecía poco y mal sobre el mar de Septiembre. Parecía, casi, como si el Sol no tuviera prisa por llegar al horizonte. Que se fuese demorando en esos mil reflejos que las olas mecían, esperando algo. Una brisa suave y fría ahuyentaba a los bañistas. A pesar de eso, algunos se resistían a abandonar el agua. Su presencia me molestaba. Quería estar solo. Debería haber sabido que una playa en Septiembre aún no es el mejor lugar para conseguirlo. Pero, de hecho, ni entendía por qué había ido hasta allí. Algo tiró de mí. Una necesidad, una angustia, un anhelo. Se me apareció de repente la imagen de esta pequeña cala y la sombra de los recuerdos felices que traía consigo. Alejé los recuerdos. No quería recordar. Pero quedó, no obstante, el apagado eco de una sensación placentera. Y me dejé llevar. Me dejé llevar hasta aquí. Sin embargo, nada encajaba ya como antaño. No estaba ella, no estaban ellos y el Sol no quería marcharse. Todo resultaba enojoso y equivocado. Mi medio resfriado se complacía en el frío y el viento y la congestión parecía ser lo único real, lo único que verdaderamente estaba allí y era mío y para mí.
Quise cerrar los ojos. Transformarlo todo en un esfuerzo de voluntad. No recuerdo haberlo hecho. Pero de repente había atardecido. Ya no había retazos de Sol en el agua y los colores del cielo perdían color. ¿Dónde estaba la gente? ¿Por qué no soplaba el viento? A mi alrededor todo parecía haberse congelado y tan sólo yo era lo único que se movía, respiraba y latía. Entonces… entonces apareció ella. Y hasta yo dejé de sentir que vivía. Apareció ella, salía del mar. ¿De dónde? ¿Era una bañista de la cual hasta ese momento no me había percatado? Se movía con lentitud y el agua parecía acariciarla, como queriendo retenerla. Pero su paso era firme y seguro y cada vez la alejaba más del horizonte para traerla hasta mí. Dos piezas de ropa blanca cubrían apenas su hondura. Esos dulces contrastes de sombra, volumen y armonía. Su pelo mojado apresaba la brisa y el Sol que ya no estaban, que sólo en ella y por ella parecían volver. Levantó la cabeza. Me miró. Con esos ojos negros, grandes, tristes. Y tuve miedo. Un miedo cerval que me recorrió entero. Porque supe, justo en ese momento, que había cambiado mi vida.

7 Tu opinión es importante:

Anonymous Anónimo said...

This blog is awesome! If you get a chance you may want to visit this Free PDF Download site, it's pretty awesome too!

12:58 a. m.  
Blogger edderickson25237862 said...

i thought your blog was cool and i think you may like this cool Website. now just Click Here

1:28 a. m.  
Blogger Toni Boix said...

Sigh, dos tristes comentarios de spam :-(

8:52 a. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Vivir un drama intenso ante una imagen congelada. Una bolsa mecida por el viento, una mano que acaricia un campo de trigo... ELLA.
¿Quién no se ha conmovido alguna vez por esa quietud? ¿Por esa belleza acompañada por la banda sonora que compone el viento?

Un comentario contra el spma. Gran relato amigo Toni.

Qué recuerdos...

11:58 a. m.  
Blogger Juan Carlos said...

muy bueno.
La semana que viene, a orillas del índico, sentiré la misma sensacion

12:36 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Cool blog, interesting information... Keep it UP »

10:33 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Where did you find it? Interesting read Pay best buy bill online duck jerky in the oven Ginseng blood pressure kia North face backpack pandora Medicare purchased wheelchairs 1996 pontiac gran am engine information Carnival cruise cruises glacier bay Cruisessearch.php qq propecia Valdosta ga motels Protonix manufacturer5c27 Office chair mesh gambling slipcover furniture high speed internet access Hardcore jpg

10:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Foros web gratis
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Add to Technorati Favorites