domingo, septiembre 11

I - Puertas (Segunda Parte y Conclusión)

Hola. Esta es la segunda y última parte de "Puertas". Aunque es bastante más larga de lo que había pensado en un principio, he decidido subirla entera para no posponer una vez más la conclusión. Podéis leer la primera parte aquí.

1 hora y 19 minutos antes Andrea se había acomodado en el sofá favorito del Señor Saltos. Sus dedos tamborileaban impacientes sobre uno de los brazos de su asiento, mientras Su Sombra, que sujetaba su abrigo a su espalda, seguía el ritmo con el pie. Frente a ellos su espigado anfitrión los observaba arrugando los ojos a la vez que se limpiaba las gafas. Andrea rompió el hielo.

-¿De modo que el Señor Saltos no está?

-No. Salió de viaje hacia un lugar mejor.

-Señor Bola Ocho. ¿Se da cuenta de lo que eso se parece a decir que está muerto?

Bola Ocho se colocó los anteojos y sonrió.

-¿Le incomodaría eso?

-El único afecto que guardaba por el Señor Saltos venía provocado por su habilidad para conseguir ciertos productos de mi necesidad. Si usted es capaz de demostrar esa misma habilidad, se habrá ganado todo mi cariño.

El hombre efectuó un hiperbólico gesto de admiración.

-Ooooh. Nada me agradaría más.

Andrea le siguió el juego con una sonrisa.

-Pero antes de ayudarla dígame, señorita Wolf. ¿Qué sustancia es de su necesidad? ¿Polvo blanco? ¿Piedra negra? ¿Alegres pastillitas de colores?

-Nada de eso. Lo que quiero es líquido verde.

Tras los gruesos cristales, los ojos de Bola Ocho miraron aterrorizados a la mujer. Con un rápido movimiento sacó un revolver oculto bajo el cojín de su sofá y se puso en pie, apuntando a Andrea a la cabeza.

-¿Quién coño eres, zorra? ¿Policía moral?

-Esta sí que es buena.

El abrigo produjo un leve sonido al caer sobre el suelo de madera. En un parpadeo, el revolver cambió de bando apuntando directamente a la frente de Bola Ocho. La oscuridad le miró con furia y amartilló el arma. Gruesas gotas de sudor llovían de la frente del traficante.

-¿Qué... demonios... pasa?

Andrea se levantó de su trono y recogió su abrigo.

-Señor Bola Ocho. Como es evidente, tengo la oportunidad de causarle serios contratiempos, pero no es mi estilo. Tal y como le he dicho, le estaría muy agradecida si pudiera ayudarme.

Del bolsillo de su chaquetón sacó un fajo de billetes, que zarandeó ante la cara de Bola Ocho.

-Decídase antes de que mi anónimo colaborador comience a sentirse incómodo con el arma en la mano.

El traficante cogió el dinero y lo guardó en sus pantalones.

-Lo que quiere está en el piso de arriba.
**********************************************************

Era obvio que ese no era un museo normal. Sus paredes transparentes permitían ver el tráfico que discurría por las callejuelas del exterior. De vez en cuando, algún viandante atravesaba los muros de aire y penetraba en el edificio sin percatarse ni tan siquiera de su existencia. Era un templo dedicado a una sabiduría invisible.

La puerta no había mentido. Este era uno de esos lugares que Andrea buscaba, pero que también temía. Ocurrían cosas impredecibles en aquellos sitios. Cosas como que ante ella hubiera una hilera infinita de vitrinas vacías, pretendiendo ser las farolas que alumbraban un Broadway desolado. Cosas como que una sombra perdiera su manto de tinieblas y revelara un rostro.

La mujer contempló los rasgos familiares que se habían ocultado bajo las tinieblas. Su Sombra la miraba como si no se hubiera percatado del cambio. Andrea se dirigió al hombre por primera vez desde que... ¿le conoció?

-Has... cambiado.

-¿Hablas conmigo?

Era un hombre delgado. De su misma edad. Tenía un rostro agradable, y su expresión transmitía que era capaz de aceptar cualquier desgracia que se cruzara en su destino. Por fin parecía comprender la situación.

-Despreterrinco.

Andrea le miró sorprendida.

-¿Qué has...?

-Deja de mirarme por un segundo, gírate, vuelve a mirarme y repite lo que te he dicho. Despreterrinco.

La mujer inició una réplica, pero el hombre se le adelantó.

-Haz lo que te digo. Por favor.

Andrea se giró y al cabo de un rato volvió a mirarle.

-Desprete... Desprete... Joder, no sé. El final sonaba como ornitorrinco.

La sombra soltó una carcajada que resonó en las paredes de cristal. Ante la sorpresa de la joven el hombre se abalanzó sobre ella y la abrazó. Ella se zafó con contundencia.

-¡Sí que has cambiado!

-Vamos Andrea. La que has cambiado has sido tú. Este sitio te ha cambiado. Te ha dado la posibilidad de...

-¿Ver lo que no existe?

-En parte, supongo. Iba a decir de recordar lo olvidable.

Andrea contempló una vez más las facciones del joven. Un torrente de recuerdos la abordó desde un rincón olvidado de su cerebro. Lo que decía era verdad.

-Eres... eres tú.

Una vez más compuso una sonrisa a modo de respuesta.

- Sí, cariño. Pero ahora debemos encontrar lo que has venido a buscar.

Andrea asintió. Su Sombra la tendió la mano y juntos avanzaron por la senda de vitrinas hacia el lejano llanto que les reclamaba.
**********************************************************

1 hora y 16 minutos antes Andrea se maravilló de nuevo del talento del Señor Saltos a la hora de componer escenarios descontextualizados. Encontrar una consulta de dentista en la guarida de un traficante de drogas era un imaginativo ejercicio de surrealismo arquitectónico. Se acomodó en el sofá de ortodoncista mientras Bola Ocho extraía todo tipo de substancias de un armario metalizado.

Por un momento se vio tentada a disculparse por el anterior exceso de celo de su acompañante, pero como siempre ocurría, el traficante había olvidado toda existencia de Su Sombra. Ni siquiera se había percatado de su actual ausencia, provocada por la necesaria búsqueda de un vehículo. El transporte es de gran utilidad aun cuando desconoces tu destino. Por fin Bola Ocho pareció encontrar lo que buscaba.

-Cuando era pequeño era un chaval muy travieso. Algunas veces que me portaba mal mi madre me amenazaba con tirarme a la basura. Era en broma claro. Era una mujer muy buena, dejando de lado lo de la prostitución y las drogas. El caso es que cada vez que me lo decía, venía a mi mente una imagen de niños carbonizados en un vertedero. No sé por qué. Puede que lo viera en un telediario.

Bola Ocho miró a Andrea con su cabeza en forma de bola de billar.

-Eso es lo primero que veo.

Andrea, que comprobaba su sonrisa en un espejo soldado a su peculiar trono, cesó en su actividad para responder.

-Yo veo... Veo miles, millones de puertas. Es como esa escena en Monstruos S.A. ¿La has visto?

-¿La de dibujos?

-Sí. Es como esa escena en la que el monstruo azul va colgado de una puerta por una sala donde guardan miles y miles de puertas.

-Vaya.

-Es algo así. Pero bueno, se supone que es de lo más normal. Leí en un artículo que fue diseñado por un ideólogo de la teoría de la conspiración. Aseguraba que su creación era un medio para contactar con “fuerzas sobrenaturales”. El Secuestro, proporciona al cerebro la posibilidad de...

-“...ver lo que no existe”. ¿Crees que no sé lo que vendo?

Andrea sonrió. Su nuevo camello había desarrollado su sentido del humor en mayor medida que el Señor Saltos.

-Parece que sabes mucho del Secuestro, guapa.

-Curiosidad de consumidora.

-¿Sabías que sólo por poseer esto... –imitando a un mago, sacó un cuentagotas cargado de líquido verdoso de su espalda- la policía moral podría ejecutarme sin juicio previo?

-Sí. Pero morirías rico.

Andrea golpeó el abultado fajo de billetes que Bola Ocho guardaba en el pantalón. El traficante sonrió, elevando como Espada de Damocles el cuentagotas.

-Cállate y abre bien los ojos.
**********************************************************

Llevaban horas caminando en silencio por el pasillo del museo, y lo peor de todo es que aparentemente no habían avanzado un ápice. Cuando miraban a su alrededor, más allá de los muros de cristal, los peatones seguían absortos en sus tareas, navegando por la ciudad como modernos barcos con el piloto automático puesto.

Sin embargo, todo variaba constantemente dentro del extraño museo. En el interior de las vitrinas, oscuras siluetas iban tomando forma progresivamente. Al principio Andrea no fue capaz de asimilar lo que eran esas extrañas figuras, pero con el tiempo su visión y su cerebro parecieron recibir un manto de clarividencia.

Eran seres. Seres que nunca antes había visto ni de los que jamás había oído hablar. Elefantes con alas de ángel, gigantescos alienígenas de enormes y pacíficos ojos, agresivos depredadores que amenazaban con devorar su alma. E incluso un majestuoso león que les saludó amablemente en un cortés acento británico. Todos estaban allí. Expuestos. Atrapados. Prisioneros del vouyerismo de sus visitantes.

Pronto las extrañas criaturas dejaron paso a otras más familiares. Estas sollozaban, reían de locura, hablaban con sus compañeros de presidio. Golpeaban con furia los barrotes de espejo de su prisión, se ejercitaban en su reducido espacio... o simplemente dormían. Estas nuevas criaturas eran como ella. Eran seres humanos.

Seres humanos de todas las épocas, de todos los lugares. Pero no seres humanos normales. Cerca de ella un centurión romano convirtió sus brazos en espadas; más allá un hombre que despedía fuego por los ojos contemplaba absorto la vitrina de una bella mujer pelirroja que parecía hablarle directamente a su cerebro. No mucho más lejos de ellos, un joven languidecía ante la brillante luz verde que emitían unas rocas aparentemente inofensivas; mientras a su lado un anciano aleccionaba a prendas de ropa para que realizaran todo tipo de ejercicios.

Su Sombra, que trataba dialogaba con una atractiva mujer rubia hasta que esta se volvió completamente invisible, preguntó a Andrea.

-¿Es este el lugar que buscabas?

Andrea asintió.

-¿Qué crees que hacen aquí encerradas estas personas?

Su Sombra respondió a la joven.

-Creo que es el Ala Humana del museo. Pero esa no es la pregunta correcta. Deberíamos preguntarnos qué les encerró aquí.

Un llanto de bebé resonó sobre ellos a la vez que una luz incandescente iluminaba toda la estancia. El brillo era tan intenso que todo se convirtió en una silueta. Andrea contempló sus propias manos, que ahora eran totalmente negras. Aquello le era familiar. Así era como veía antes a Su Sombra. El joven, convertido como ella en una mera sombra, se acercó y la abrazó. Sobre sus cabezas, una voz resonó como una explosión atómica.

-¡Contemplad visitantes! ¡Contemplad a los héroes de la Tierra!
**********************************************************

1 hora y 3 minutos antes Su Sombra portaba en brazos el frágil cuerpo de Andrea. La había envuelto en su abrigo, pero aún así la mujer no dejaba de temblar. Miró sus ojos azules, que no paraban de llorar lágrimas verdes. Entre las convulsiones, trataba de hacerse entender.

-Elena... llora... tras una puerta... y la puerta....

Apretó con fuerza el brazo del hombre. Sus uñas se clavaron en la piel, hundiéndose en la carne hasta que el desmayo la hizo ceder en su involuntario empeño destructivo. Era en sueños cuando el Secuestro comenzaba a hacer efecto.

La acomodó en el coche lo mejor que pudo, y se sentó al volante, junto a ella. El pelo moreno caía sobre su cara, dejando tan sólo a la vista sus labios carnosos. Su esbelta figura reposaba en el asiento del copiloto. El joven cuerpo era una tentadora ofrenda. Se despertaría, pero podría hacer tantas cosas con ella. Cosas que ella ni siquiera recordaría. Le apetecía tanto volver a besarla.

Apartó el pelo de su cara.

No sería así. Volvería a ocurrir como tantas veces antes o no ocurriría. Ya llegaría el momento de besarla. Y sería un beso que no olvidaría.

Sacó un caramelo del bolsillo de su chaquetón, lo liberó de su envoltorio y se lo metió en la boca. Se reclinó en el asiento y se dispuso a esperar.

47 minutos después Andrea despertó súbitamente de su pesadilla.

-Al centro. A la zona del parque. ¡Rápido o perderé el rastro!

Su Sombra susurró un “te quiero” que ella no recordaría y arrancó el coche.
**********************************************************

La Luz descendió del cielo transmutándose durante su caída en una figura humana. Apaciguó radicalmente la intensidad de su brillo, y todos aquellos que poblaban la sala creyeron haber vivido la muerte de un sol. Caminó con solemnidad hacia los cuerpos abrazados, y sólo cuando estos se hubieron levantado, comenzó a hablar.

-No sois visitantes. Sois humanos. Erguios y dejad que os contemple.

Andrea y Su Sombra se alzaron con aparente orgullo, pero en realidad se sentían como bacterias observadas desde un microscopio.

-Dos de los especiales. No caídos. ¿Quién eres tú, varón?.

Hundió sus dedos en el cuerpo de Su Sombra, extrayéndole una porción de esencia.

-Sí. Sí. Tú eres Ese. El Olvidado. El Olvidable. El Apartado. El Paria. Un experimento de los Ancianos. Aunque seguro que tú lo tomas como un castigo.

-Olvídame, ¿quieres?.

La Luz se detuvo ante la Sombra.

-Intentaría carcajearme ante tu ingenio, pero bastante condiciona mi expresividad vuestro lenguaje.

La Luz centró su atención en Andrea.

-¿Y quién eres tú hembra?

-Ni se te ocurra arrancarme nada.

-No. No. No es necesario. Ya te reconozco. Tú eres Esa. La Bruja que desvela secretos. La Ninfa que confunde a los hombres. El Oráculo que todo lo ve. La Primavera que hace crecer vida allí donde no había nada. Otras hubo antes que tú con tu mismo poder. Pero siempre una. Sólo una que puede ver aquello que para otros ni tan siquiera existe.

Ya no oía el llanto. Andrea ocultó su preocupación.

-¿Y quién eres tú, que parece saberlo todo?

-Yo. Yo sólo soy un mero Conservador. Un estudioso de lo inexplicable. Procuro mantener en marcha el museo, hasta que lleguen los Exterminadores. A ellos sí les debéis temer, pero a mí... Soy del todo inofensivo. Tan sólo recojo muestras especiales.

-¿Para un museo de rarezas?

-Para un museo de historia, Hechizadora. Pero no es esa la pregunta que has venido a hacer.

Su Sombra, que trataba de encontrar una herida allí donde La Luz había operado, miró preocupado a Andrea. La joven le tranquilizó con la mirada.

-Mi hermana. Elena. Está aquí.

La Luz asintió con su cabeza de estrella.

-¿Crees que tus habilidades te hacen especialmente interesante para mis cometidos? Ha habido miles como tú. Durante eones. Y todas llegaron hasta mí. No. No eres especial. Al menos por ti sola.

La Luz pausó su discurso. A Andrea le recordaba a un viejo profesor de universidad, que abusaba con crueldad de su sabiduría.

-Siempre hubo una de tu estirpe en activo. Una a la que de algún modo le eran revelados secretos que nadie era capaz de comprender. Fueron guías. Líderes. Pero con el tiempo, su habilidad fue tildada de locura. Pero con cada una que moría, otra ocupaba su lugar. Siempre una.

El ser luminoso se detuvo ante ella, y abriendo su propio cuerpo extrajo de él un pequeño bulto, que acunó en sus brazos. Elena aún conservaba la manta en la que la había envuelto su madre el día que desapareció.

-Ella te hace especial a ti. Y tú la haces especial a ella. Una ruptura en la saga. Una excepción a la norma. Dos Visionarias en una misma generación. Una libre, y otra atrapada por las cadenas del tiempo.

Andrea miró a la criatura. Inocente. Ajena a su poder. La Luz enjugó las lágrimas que derramaban los ojos azules de la mujer.

-Una de vosotras abandonará este lugar. Su habilidad ya no es un problema. Sólo una. Debes elegir cuál.

No hubo palabras. Ni llantos. Ni despedidas. Andrea miró a Su Sombra. Ambos sabían la respuesta. Ella se acercó a Él y ambos se besaron. Cuando cesó su abrazo, la mujer le susurró algo al oído. El hombre sonrió.

Andrea caminó hacia La Luz hasta que ambos cuerpos parecieron fundirse. Juntos se elevaron hacia un cielo oscurecido y con ellos partieron todas las criaturas encerradas en las vitrinas. Miles de luces viajaron hacia el oscuro horizonte, posándose sobre la noche como un manto de estrellas.
**********************************************************

Su Sombra miró a su alrededor sintiendo que acababa de despertar de un sueño que aún latía en su cabeza. En el parque, iluminado por la luz trémula de las farolas, reinaba una calma total. El pequeño cuerpo se revolvió en su regazo, emitiendo un quejido apenas audible. Elena, señaló hacia el cielo con su minúsculo dedo. Una estrella pareció brillar por un momento con mayor intensidad. Su Sombra sonrió. “Ha sido inolvidable” había dicho Andrea cuando la besó.

Comenzó a caminar por las arterias de la ciudad, protegiendo el cuerpo de la niña con su abrigo. Cualquier cosa podía ocurrir en aquellos callejones, y él era consciente de que ahora era el guardián de un valioso tesoro.

3 Tu opinión es importante:

Blogger Nimraithkar said...

ayyy joooo
me lo quiero leer y hoy no puedo
sin mencionar que tengo que leer de nuevo la primera parte...

A ver si mañana

7:13 p. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Cuando puedas. A gusto del consumidor. Como siempre me gustaría leer tu opinión.

12:52 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Excellent, love it! film editing schools

10:54 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Foros web gratis
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Add to Technorati Favorites