sábado, julio 23

Hambre

Tenía hambre. Estaba sucio, hacía semanas que no dormía en una cama y no recordaba el tacto de la ropa limpia, pero eso era lo de menos. El doloroso vacío de su estómago, el frío que recorría su cuerpo, la pesadez de sus miembros... Eso era lo que importaba ahora. Tenía hambre. No había comido nada desde que aquella pareja le había comprado una porción de pizza dos días atrás. Les explicó como pudo su situación. Cómo había dejado atrás su hogar, el viaje junto a sus compañeros, su llegada al país... Les habría contado que su esperanza había muerto con la sonrisa del explotador, con las lágrimas de sus compañeros, con la mirada de desprecio con la que era recibido... Les habría dicho que no quería compasión o lástima. Sólo ayuda. Pero su conocimiento del idioma no daba para tanto.

Se acurrucó contra la pared del metro, intentando evitar que el calor escapara de su cuerpo. De vez en cuando alguna cabeza se giraba y lo miraba. La mayoría había aprendido a ignorarlo. Miró su reloj. Había sido de su abuelo. Una obra de precisión. Aquel reloj había cruzado las arenas del desierto a principios del siglo XX. Ahora en el XXI, atado a su muñeca, había cruzado el océano. Cerró los ojos para paliar el dolor de su cabeza y recordó. Recordó el sabor de la pizza en su boca dos días atrás. Recordó el rostro de sus dos salvadores. Ella era bella. Él siempre sonreía. Habían sido muy amables... el queso fundido... años atrás él habría hecho lo mismo... la sabrosa carne sobre la masa... su mujer era generosa, siempre quería ayudar... el impacto frío del refresco sobre su reseca boca... Apretó los ojos. Tenía mucha hambre.

Pensó en ir a los baños y beber agua hasta hacer creer a su cuerpo que estaba saciado, pero ya era tarde para mentiras. Volvió a abrir los ojos y trató de olvidar el dolor, de concentrarse. Ahora sólo debía existir una cosa. Si el paraíso prometido por Alá no era una mentira, debía ser como el escaparate de esa panadería. Los bollos recién horneados, los pasteles rellenos de nata, las empanadas de carne. Todo estaba allí. Las primeras horas había tratado de ignorarlo, durmiendo, paseando, rezando. Pero ese olor, ¿cómo se podía ignorar ese olor a comida, a calor, a hogar?. Había pensado en entrar y pedir alguna sobra, pero conocía cual sería la respuesta. Con lo que había ocurrido la gente de su raza no era bienvenida. Él no era un ladrón. Deploraba a los criminales. Odiaba a aquellos que creían estar por encima de la ley. Por encima de la vida de los demás. Pero ese olor... Era su condena. Sólo había una forma de hacerlo. Solo una. Dolorosa. Indigna. Deshonrosa. Un pinchazo en su vientre terminó de convencerlo. Había que hacerlo.

Se acicaló como pudo para llamar la atención lo menos posible y caminó con decisión hacia la puerta. Chocó con un par de abrigos negros. Uno de ellos dijo “excuse me” y siguió andando. Un sudor frío resbalaba por su frente. Oteó la figura negra de reojo sin dejar de caminar. Por un instante supo que era vigilado, que la policía estaba allí, que le atraparían y lo encarcelarían sin dejar que se explicara. A él. Un hombre honrado. Que tiraría al traste todo su honor, su dignidad, sus valores. Pero aquel olor. Eran sólo imaginaciones suyas. Delirios del hambre. Aceleró su paso, esquivando a las decenas de viajeros que conversaban entre sí. Por fin estaba ante la puerta abierta. El olor era más intenso que nunca y lo atraía hacia el interior. Debía ser rápido.

Estaba ante el mostrador. La dependienta se giró hacia los hornos. En menos de un segundo ya tenía un bollo de crema en su mano. Lo ocultó como pudo bajo la chaqueta y salió. Aún estaba caliente. Le impregnaba sus dedos con azúcar. Los sentía pegajosos. Deseó poder comer a través de ellos. Pero no era el momento. Aún no. Debía alejarse. Ir a los baños y dentro. Dentro lo saborearía. El pan blando, la crema del interior. Sonrió, pero duró poco. Entre la gente vio al hombre del abrigo negro. Le miraba. Se acercaba. Intentó evitarlo, pero allí estaban. Por todos lados. Chalecos amarillos. Reflectantes. Cascos. Gorras. Placas. Porras. Lo rodeaban. El abrigo negro estaba a un paso. Se llevó la mano al bolsillo y sacó algo. “Excuse me” dijo.

Corrió. ¿Dónde lo había oído? Tal vez en una serie de televisión. Dos días atrás. En la pizzería. “El miedo nos activa” dijo el protagonista “nos activa y nos dice ¡Corre!”. No le atraparían. Él estaba asustado. Ellos no. Sólo había cogido un bollo. ¿Por qué iban a temerlo?. Corrió, ocultando su tesoro bajo la chaqueta. Corrió y entonces sintió esa sensación. Ese escalofrío que te advierte que has olvidado algo. Abrigos, chalecos, cascos, gorras, placas, porras... armas.

No lo tuvo claro hasta que la gente gritó y se echó al suelo. Había oído algo. Un segundo atrás. Algo que pudo oír sobre las órdenes que le gritaban los agentes en un idioma que desconocía. Algo que sintió más fuerte que los choques contra la gente. Algo como... ¿bang? Se detuvo. El primer disparo le había atravesado el pulmón derecho. Se preguntó donde habría ido a parar la bala. Sintió los otros dos saliendo de su abdomen, desde la espalda. Cayó al suelo. Le dolió soltar el bollo, pero sus manos no querían sujetarlo más. Rodó hasta su cabeza y quedó allí. Ante sus ojos. Ante su boca. Ante su nariz. Ese olor.

Alguien le dio la vuelta. Notaba la mano de un hombre que palpaba sobre su ropa. Por todo su cuerpo. Clear!, gritó al terminar. Luego llegaron más abrigos, chalecos, gorras... ¿cómo seguía?. Oía sus voces. Sobre él. A millones de años luz sobre él. God, we done?, innocent, ambulance, gonna be good... Sonaban como una vieja canción de Sinatra. El abrigo negro le sujetó la cabeza. Tenía el pelo rubio, los ojos azules. Debía tener su edad. Le preguntó algo que no comprendió. El abrigo negro lo repitió. Tragó sangre y puso toda su fuerza en su garganta. I am hungry, dijo. Su voz era distinta. Más débil. El abrigo arrancó un trozo de bollo y se lo metió en la boca. Sabía como debía saber. Notó la fría crema en contraposición del pan caliente. El azúcar que había impregnado sus dedos estaba ahora en su boca. Estaba delicioso. Otro hombre apartó al abrigo negro. Sus ojos se cerraban, pero estaba seguro. Lo vio. Podría estar alucinando, pero no había duda. A pesar de estar en el metro, bajo tierra, lo vio. Decenas de estrellas sobre un cielo azul. Era como pensaba.

Jean encendió la tele. Había pasado el mayor susto de su vida pero quería comprobar algo. Cambió de canal, pulsando los botones del mando con frenesí hasta que lo encontró. Ahí estaba. Guardó silencio y escuchó a la presentadora. “... entes de la policía del metro han abatido a un sospechoso aún sin identificar en la estación de Central con Maine. El individuo llamó la atención de los agentes al tratarse de un varón de rasgos árabes que ocultaba algo bajo su chaqueta. Tras emprender la huída fue abatido por miembros de la unidad antiterro*”. Apagó el televisor. En esta cadena tampoco mostraban imágenes de su negocio. Aún así era una buena anécdota para contar a sus amigos. Comprobó los hornos de pan, vació el escaparate y desechó el género viejo. Fue al abrir la caja cuando lo vio. ¿Quién habría dejado un reloj tan antiguo sobre su mostrador?.

26 Tu opinión es importante:

Blogger Pablo Gutiérrez said...

Mi primer post en el blog!. Siento el rollo. Intentaré ser más comedido en mis próximos posteos.

Un saludo.

8:51 p. m.  
Blogger Frida said...

Llegué acá pulsando el botón de next blog. Este relato ha hecho mi día. Excelente, aunque me ha dejado con una mnelancolía tremenda.

10:01 p. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Gracias Frida. Siento haber causado en ti ese sentimiento, aunque supongo que es parte de lo que pretendía. No está el mundo como para dejar de sentir.

Un saludo.

10:21 p. m.  
Blogger Javier Esteban Gayo said...

es una maravilla de relato, me ha encantado, en serio

¡menudo debut!

10:25 p. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Muchas gracias Javier. Ahora todo consiste en superarse poco a poco. Lo mejor de esto es que así me obligo a escribir, porque soy un vago que no veas!! :)

Un saludo.

10:36 p. m.  
Blogger Javier Esteban Gayo said...

y los demás vamos a tener que devanarnos los sesos para alcanzar ese nivel... :D

10:54 p. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Jaja. Por lo que he leído hasta ahora en el blog, no lo creo. Además, mis profesores siempre decían que soy un tío muy irregular :P.

A ver si logro hacerme escribir un par por semana y calidad aparte, me doy por satisfecho sólo por haberlos escrito, que tratandose de mí es todo un éxito.

Un saludo Javier.

9:24 a. m.  
Blogger Juan Carlos said...

buen relato, si señor. Marcas bien el tempo, desarrollas el argumento...te has puesto el liston muy alto para los post siguientes!

9:12 a. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Si es que soy tonto, hombre. Con los chistes tan buenos de chiquito que iba a subir, me da por escribir un relato. Ahora el mayor listón es ponerme a escribir otro!. Verás que Odisea...

Gracias por vuestras impresiones.

9:58 a. m.  
Anonymous amalia siete said...

Aparte de que está muy bien escrito.
Ni tristeza ni nada menos que eso: me has dejado el corazón y el estómago encogidos y ara no sé como deshacerme de esa impresión. Porque es asi la cosa.

Felicidades

3:23 p. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Gracias por leerlo Amalia. Intentaré con otros relatos evocar sentimientos más alegres.

Un saludo.

4:00 p. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

4:00 p. m.  
Blogger Toni Boix said...

Pablo, tus reseñas son geniales, pero este relato es aún mejor. Quizás adolezca de algo, yo no lo sé decir, pero me encanta todo lo que transmite. Ya de por sí la narración principal me ha enganchado y llegado sobremanera, pero es que ese final ha sido un remate perfecto, perfecto, perfecto. Sin pretender desmerecer a nadie y esperando que nadie se ofenda, es lo mejor que he leido en el blog hasta ahora.
Me quitó el sombrero. Ya decía yo que valías.

4:40 p. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Estoy buscando y no sé como poner el emoticón ese del messenger en que el tiuco sale ruborizado :P. Muchas gracias Toni, una vez más, por tus apreciaciones y sobre todo por tus ánimos.

A partir de ahora miedo voy a tener de decepcionaros con los siguientes.

Un saludo y gracias a todos por leerlo.

4:47 p. m.  
Blogger Juan Carlos said...

ahora lo que tienes que hacer es no presionarte. Deja que te fluya el siguiente relato, sin pensar en lo bueno que es este. Y cambia de estilo, así ganarás en riqueza.

7:20 p. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Gran consejo. Se hará lo que se pueda. Ahora tengo varias ideas en la cabeza que habrá que organizar con tiempo.

7:32 p. m.  
Blogger Javier Esteban Gayo said...

Escribe una historia que te guste y despierte tu imaginación, esa es la mejor receta. Todo lo demás no es más que práctica.

Aparte de que no creo yo que tengas mucho problema para mantener el nivel...

7:37 p. m.  
Blogger Pablo Gutiérrez said...

Es lo que suelo hacer. Si me pongo a hacer algo que no me motiva, la cosa se pone imposible.

Sabio consejo.

9:33 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

11:58 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

10:54 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! jeep cherokee wheel bolt pattern irish cooking schools

12:15 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Where did you find it? Interesting read »

4:54 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Looking for information and found it at this great site... Wellbutrin is a speed Percocet sperm Cadillac esv seat cover buy discount propecia Using blackberry as a modem Real big tits tiny nicky Latin american map Yug hentai Afree teen fuck video topamax canada comedidic porn cartoon Bbw in flint michigan Tv t girl transvestites escorts in greece nude pics of pregnant women online+store+builder+merchant+accounts+oozex.com incorporating a business

1:20 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

That's a great story. Waiting for more. film editing classes

8:42 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Very nice site! » »

4:17 p. m.  
Blogger Iza Roberto said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

11:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Foros web gratis
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog Add to Technorati Favorites